Inicio / Blog

¿Qué es el Visual Merchandising?

26 2014
Ago

Compartir en Redes Sociales

El Visual Merchandising es también conocido como marketing en el punto de venta, se compone de diferentes elementos que incitan al comprador a entrar a la tienda, comprar y permanecer en ella.

El éxito de un buen diseño de Visual Merchandising se mide en las ventas e igual que medimos las ventas se mide el éxito del diseño. Pero, ¿qué es lo que se necesita para posicionar a una tienda o marca a través de sus elementos de diseño en el interior y exterior de ésta?

El Visual Merchandising nació en Estados Unidos en los años 50´s con el objetivo de modificar las elecciones de compra del consumidor. El escaparate de una tienda tiene que entrar en comunicación con el público incitándolo a la compra del producto.

Actualmente la industria del retail le está apostando al diseño de sus escaparates. Los más novedosos y llamativos diseños del Visual Merchandising se encuentran en Paises europeos como París, Venecia y Londres, mientras que en Estados Unidos, New York reina en esa área. Son muchos los diseñadores que actualmente se enfocan en la construcción visual de una marca en el punto de venta, con el fin de contribuir y ser parte del mundo de la moda.

Se dice que un buen escaparate, es el que hace que los clientes se paren a verlo, lo observen, analicen el producto y los emocione. Existen diferentes tipos de escaparates, ya sea de alimentos, ropa, calzado o muebles.

El diseño de un buen escaparate debe contar con los siguientes elementos:

1.- Composición
2.- Triangulación
3.- Simetría
4.- Iluminación
5.- Expresión
6.- Buen gusto
7.- Espacio
8.- Colorimetría

El diseñador de Visual Merchandising debe estar actualizado con las últimas tendencias de moda, estar 100% familiarizado con la(s) marca(s) con las que trabaja, proponer nuevas ideas, transmitir lo que se quiere vender a través de conceptos totalmente creativos y que llamen la atención, utilizar materiales innovadores y siempre tomar en cuenta el presupuesto que se tiene para no diseñar algo imposible.